Convivir con el SAOS

Ser diagnosticado de una nueva afección puede resultar a veces una experiencia confusa. Conocer todo lo que pueda sobre la afección y su tratamiento puede ayudarle a reducir esta confusión y a asegurarse de que toma las decisiones correctas. Este enlace pretende ayudar a los pacientes con SAOS y sus familiares a comprender mejor los procedimientos que siguen al diagnóstico, qué buscar cuando se elige un dispositivo y cómo vivir con el tratamiento.

Ir al médico

Si la primera noche en el laboratorio del sueño ha sido una noche de diagnóstico completa, es posible que le reserven otra noche en el laboratorio del sueño. El objetivo de esta segunda noche es iniciar el tratamiento CPAP y encontrar la presión exacta que mantenga abiertas sus vías respiratorias. El proceso para establecer la presión terapéutica se denomina "titulación CPAP". Dependiendo del médico y de los protocolos clínicos que utilice, es posible que le faciliten una unidad CPAP provisional para que la utilice en casa y se familiarice con ella antes de realizar el estudio de titulación, o por otra parte, es posible que la noche del estudio de titulación CPAP sea su primera experiencia con la CPAP (como se describe en la serie 1 de Información para el Paciente como estudio de noche partida).

Una vez fijada la presión ajustada, el médico se reunirá con usted para hablarle sobre el estudio CPAP y prescribirle el uso de la CPAP con presión ajustada (entre 4 y 20 cmH2O).

Luego, su médico le indicará el proveedor de equipos de cuidados domiciliarios al que puede comprar el equipo que necesita. El proveedor de cuidados domiciliarios le enseñará cómo ajustar y limpiar el aparato, además de indicarle la importancia que tiene seguir el tratamiento todas las noches.

Aspectos que debe tener en cuenta cuando adquiera el dispositivo

Cada vez que vaya a dormir deberá utilizar el tratamiento CPAP, de este modo podrá experimentar las ventajas que ofrecen este tipo de dispositivos. Por ello, es importante optimizar la comodidad del tratamiento utilizando la mejor máscara, el dispositivo que mejor se adapte a sus necesidades y cualquier aparato adicional que pueda mejorar el tratamiento o le ayude a utilizarlo durante toda la noche sin efectos adversos.

Actualmente, existen varios dispositivos CPAP y máscaras diferentes en el mercado. Aunque esto puede dificultar la elección, significa que hay soluciones para casi todas las personas.

Humidificación con calor

Un humidificador con calor se compone de una unidad con una cámara de agua situada sobre una placa de calentamiento. La placa de calentamiento tiene un control de temperatura que el usuario puede subir o bajar según sea necesario. El objetivo de este dispositivo es calentar y humedecer el aire de la CPAP antes de ser suministrado al usuario. Al calentar y humedecer el flujo de la CPAP hacia la nariz y la boca, puede evitar la congestión nasal o la sequedad de boca o garganta que puede provocar el flujo seco de la CPAP. 

En los estudios se ha demostrado en numerosas ocasiones que al utilizar la humidificación con calor en el tratamiento CPAP, se observan menos casos de efectos secundarios nasales. Los estudios también han demostrado que las personas que utilizan un humidificador con calor emplean durante más tiempo los aparatos cada noche en comparación con los que no utilizan humedad con calor. 

Algunas CPAP vienen con humidificador integrado, lo que reduce el tamaño y facilita el uso. 

Elegir la máscara adecuada

Actualmente, hay disponible una extensa gama de máscaras CPAP en el mercado. Los tres tipos fundamentales de máscaras son la máscara nasal (nariz), la máscara bucal (boca) o la máscara nasobucal (facial). Cuando elija el tipo de máscara, lo más importante es sentirse cómodo con la medida, el diseño y la vía de respiración (boca, nariz o ambas). Entre algunos de los efectos secundarios más comúnmente observados con las máscaras CPAP se incluyen:

  • Fugas en la máscara (derivadas del movimiento de la cabeza sobre la almohada)
  • Congestión o sequedad nasal (causadas por el aire seco de la CPAP)
  • Abrasiones en la piel (en el puente nasal o en la parte posterior del cuello por la presión de la máscara o la rozadura del arnés)
  • Marcas en la frente (por la presión de la máscara)
  • Sequedad en la boca o garganta (causada por una fuga de aire por la boca que puede derivar de una congestión nasal)
  • Claustrofobia

Para ayudar a prevenir la aparición de algunos de estos efectos secundarios, elija la máscara detenidamente. Los fabricantes están mejorando constantemente los diseños de las máscaras para que se adapten mejor. Se ha demostrado en los estudios que, al mejorar la comodidad de la máscara, la gente utilizará por más tiempo sus aparatos durante la noche debido a la reducción de los efectos secundarios que provoca.

Consejos prácticos para elegir la máscara:

  • Elegir una máscara en función de cómo respira normalmente ayudará a que la transición hacia la terapia sea más natural. Si respira por la nariz Y la boca, una máscara facial facilitará un suministro combinado, ya que sus patrones respiratorios cambian durante la noche. Si tiene obstrucción nasal y le resulta difícil respirar por la nariz, la mejor opción es una máscara bucal o facial.
  • Si siente claustrofobia, le vendrá mejor una máscara que ofrezca un campo visual libre, como una máscara nasal directa.
  • Si prefiere la libertad que ofrece llevar arnés pequeño o no llevar ninguno, puede que lo que más le convenga sea una máscara nasal o bucal directa.
  • Intente desmontar la máscara y volver a montarla. Para algunas personas, ciertas máscaras son más difíciles de montar que otras.

Aspectos generales que deben tenerse en cuenta

En resumen, al comprar el dispositivo, es posible que deba plantearse lo siguiente:

  • ¿Quiero/necesito humidificación con calor?
  • ¿El aparato es silencioso?
  • ¿Quiero una unidad de tamaño reducido para viajar?
  • ¿Es compatible la CPAP con el suministro de CC si quiero ir de camping?
  • ¿Dispone la unidad de suministro eléctrico en modo de conmutación (para utilizarla en distintos países)?
  • ¿Qué otra tecnología hay disponible? ¿Será beneficiosa para mí?
  • ¿Cómo respiro? ¿Quiero una máscara nasal, una máscara nasal directa, una máscara facial o bucal?
  • ¿La máscara es cómoda?
  • ¿Es la máscara fácil de montar? 

Continuar con la terapia

El SAOS es un trastorno que afecta al paciente CADA vez que duerme. Por este motivo, es importante utilizar el tratamiento cada vez que duerma. El tratamiento CPAP no debería interferir significativamente en su estilo de vida, sino formar parte de él. La mayoría de sistemas CPAP tiene un pequeño tamaño y son fácilmente transportables, para una mayor comodidad.

Pero lo más importante es que la máscara o interfaz CPAP debe quedar correctamente ajustada y cerrada herméticamente. El arnés, la máscara y la almohadilla requieren una limpieza regular para prolongar su vida útil y evitar infecciones. La máscara debe reemplazarse al menos una vez al año para conseguir una comodidad y una higiene óptimas. Dependiendo de su póliza y del país en el que resida, el seguro puede cubrir el coste de la sustitución de los consumibles (máscara, tubos y cámara). Póngase en contacto con su proveedor de cuidados domiciliarios para saber cuándo hay que reemplazar los componentes.

Grupos de apoyo y vivir con SAOS

Se han creado grupos de apoyo del SAOS en sectores de la sociedad para ayudar a los que padecen este trastorno y a sus familiares. Para obtener información sobre un grupo de apoyo en su zona, contacte con el laboratorio del sueño más cercano o especialista del sueño.