¿Cuál es el tratamiento para el SAOS?

Tratamiento para el SAOS

Si padece un SAOS muy LEVE, el médico podrá sugerirle que tome una o varias de las siguientes medidas:
 
  • Perder peso
  • Reducir la ingesta de alcohol
  • Dejar de tomar somníferos
  • Dejar de fumar (esto irrita el epitelio nasal)
  • Reducir la congestión nasal con inhaladores nasales
  • Plantearse opciones quirúrgicas o visitar al otorrinolaringólogo
  • Utilizar un dispositivo bucal hecho a medida para mover hacia delante la mandíbula inferior por la noche (férula de avance mandibular) 

Adoptar algunas de estas medidas podría ayudar a reducir la gravedad del SAOS para los que sufran un trastorno leve. Sin embargo, si sufre una apnea obstructiva del sueño entre MODERADA y GRAVE, estos pasos surtirán poco o ningún efecto en el tratamiento de la afección. Para estas personas, el tratamiento más eficaz y ampliamente aceptado es la CPAP o presión positiva continua en las vías respiratorias.

 CPAP y como funciona

La presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP) es el más sencillo y eficaz de los tratamientos disponibles para el SAOS. La CPAP consiste en una máscara perfectamente ajustada con un cierre hermético alrededor de la nariz, la boca o ambas. Esta máscara va conectada a una bomba accionada electrónicamente que suministra un flujo de aire a lo largo del tubo. Al suministrar el flujo de aire a la vía respiratoria superior se crea una presión positiva en las vías respiratorias. Esta presión positiva actúa a modo de férula en las vías respiratorias para evitar que se aplasten durante el sueño. El tratamiento CPAP se utiliza solo durante el sueño y la persona que padezca SAOS deberá utilizarlo SIEMPRE que duerma. El usuario experimentará un alivio casi inmediato de los síntomas con esta forma de tratamiento. Sin embargo, es un tratamiento y no una cura; si se interrumpe el tratamiento, las vías respiratorias seguirán aplastándose.

Por que humidificación aquecida és importante para o tratamiento SAOS