Resumen de la terapia

Reanimación con pieza en T 

Los reanimadores con pieza en T, por lo general, funcionan por flujo de gas y son capaces de administrar una presión máxima de inspiración (PIP) y una presión espiratoria final positiva (PEEP) preestablecidas, constantes y controladas.

 Mecanismos de acción para la reanimación con pieza en T


La pieza en T está conectada a una máscara facial u otra interfaz para administrar un suministro de gas regulado por flujo y limitado por presión al lactante, lo que permite la aplicación de respiraciones de insuflación iniciales controladas.

En comparación con otros tipos de reanimadores como las bolsas de autollenado y las bolsas de inflado por flujo, los reanimadores con pieza en T proporcionan presiones constantes y controladas independientemente de la experiencia del usuario.1,2 Por este motivo, las actuales normas internacionales de reanimación de ILCOR, NPR y ANZCOR recomiendan usar un reanimador con pieza en T cuando hay una fuente de gas disponible.3-5 Proporcionar presiones constantes y controladas con un reanimador con pieza en T ofrece una multitud de beneficios a los neonatos y lactantes.

La reanimación con pieza en T humidificada es un método para administrar gas caliente humidificado a un lactante durante la reanimación. Además, puede ayudar a aumentar la incidencia de normotermia en el momento del ingreso en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN) en comparación con el gas frío y seco.6,7 La reanimación con pieza en T proporciona una multitud de beneficios asociados con la seguridad y la eficacia de la terapia de reanimación.

Ayuda a proteger los pulmones de lesiones


Los reanimadores con pieza en T han sido diseñados para proporcionar una PIP constante y controlada durante la reanimación.

La PIP es la presión inspiratoria máxima necesaria para mejorar la oxigenación sin causar efectos adversos. Es importante administrar una PIP controlada, ya que una PIP descontrolada demasiado elevada puede dañar los pulmones y una insuflación deficiente de los pulmones puede que no permita un intercambio de gases adecuado.

Al nacer, los pulmones de los neonatos son especialmente susceptibles a lesiones debido a que son estructuralmente inmaduros, no tienen suficiente surfactante, están llenos de líquidos y no cuentan con el apoyo de una pared torácica rígida. Ciertos estudios en animales han demostrado que se pueden dar lesiones pulmonares durante la reanimación con solo unas pocas insuflaciones manuales elevadas.8,9 En animales inmaduros, la ventilación al nacer con altos volúmenes tidales asociados a la generación de una PIP elevada durante unos minutos puede causar lesiones en los pulmones, un intercambio de gases deficiente y una distensibilidad del pulmón reducida.10


infant resuscitation protect the lung injury
Datos de mediciones obtenidas de un simulador de reanimaciones mientras un reanimador cualificado utilizaba un Neopuff de F&P. 
La reanimación para lactantes mantiene la capacidad residual funcional

Establece y mantiene la capacidad residual funcional

Los reanimadores con pieza en T administran una PEEP constante y controlada, con una presión residual mantenida al final de la espiración. Los estudios sugieren que los niveles adecuados de PEEP pueden ayudar a establecer y mantener la CRF durante la transición al nacer.11

Las normas de reanimación recomiendan administrar la PEEP cuando se necesite ventilación con presión positiva en el paritorio.12 En un reanimador con pieza en T, se puede establecer la presión deseada de la PEEP y esta se puede probar antes de aplicarla a un paciente.

Los estudios han demostrado que proporcionar la PEEP de forma temprana durante la ventilación mejora la respuesta al surfactante y también puede reducir las tasas de intubación en el paritorio, así como la incidencia de lesiones pulmonares.13-15  

Administra presiones constantes independientemente de la experiencia del usuario

Algunos estudios han investigado y comparado el rendimiento del usuario con distintos reanimadores.

Las simulaciones de reanimación han demostrado que la experiencia del usuario y el nivel de formación no afectaban a las presiones que se administraban durante la reanimación cuando se utilizaba un reanimador con pieza en T Neopuff de Fisher and Paykel Healthcare. Asimismo, se recomienda el uso de un dispositivo con pieza en T para los usuarios sin formación  específica en ventilación manual para que puedan controlar la PIP excesiva y el volumen tidal.1,2 

Gráfico de hipotermia-normotermia

La reanimación con pieza en T calentada y humidificada promueve la normotermia

Los neonatos están expuestos a una pérdida de calor inmediatamente tras nacer.

Un metaanálisis ha demostrado que el uso de una reanimación con pieza en T calentada y humidificada en el paritorio conllevó más neonatos con normotermia  en el momento del ingreso a la UCIN, en comparación con el uso de gas frío y seco.6 La normotermia corresponde a una  temperatura rectal entre 36,5°°C y 37,5°°C. 

También se ha analizado el uso de gas calentado durante la  estabilización en el paritorio para reducir la tasa de hipotermia moderada en el momento del ingreso a la UCIN, sin aumento del riesgo de hipertermia. 7